Bantec proporciona consejos prácticos para la petición de ayudas a la inversión empresarial

Aun teniendo en cuenta las facilidades que las ayudas de las administraciones pueden suponer para el desarrollo de nuestra actividad económica, Bantec recomienda que tengamos siempre en mente varios puntos para evitar descarrilar en el proceso de petición de dichas ayudas a la inversión empresarial.

–  Tu tiempo es tu activo más valioso: Antes de perder tiempo y esfuerzo en buscar y solicitar ayudas, investiga si realmente hay convocatorias para tu sector y tu actividad.

– Controla tu tesorería: Entre que solicitas una ayuda, se te adjudica y, finalmente, la cobras, pueden transcurrir meses en los que puedes verte en aprietos económicos si tu tesorería no soporta la inversión.

Efecto incentivador: Nunca pidas una subvención cuando ya hayas comenzado la actividad a subvencionar; pídela siempre antes.

– Las ayudas no son el ‘Leit Motiv’ de tu empresa: Tu empresa tiene su actividad y tus ingresos tienen que provenir de dicha actividad. No hagas de las ayudas el centro de tu negocio ni hagas que la empresa dependa jamás de ellas: las ayudas son eso, ayudas.

Bantec Estudios constata que el 5,29% de los vascos en edad de trabajar está involucrado en la creación de nuevas empresas

“En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”, decía  Albert Einstein, o  “un emprendedor ve oportunidades allá donde otros solo ven problemas”, comentaba Michael Gerber. Imaginación y emprendedurismo son dos valores asociados al País Vasco, no en vano los datos ofrecidos por Regional Entrepreneurship Monitor, rescatados por Bantec Estudios, apuntan que un 5,29% de los vascos en edad de trabajar están involucradas tradicionalmente en la creación de nuevas empresas, porcentaje superior a la media de España (5,15%) o Alemania (4,47%), pero inferior al de Brasil (13,48%), Australia (13,38%), Estados Unidos (11,33%), Reino Unido (6,25%) o Francia (6,03%).

Sin embargo, la tasa de actividad emprendedora (Total Entrepreneurial Activity, TEA) vasca se situó el último año analizado en el nivel más bajo de los últimos siete años, con una tasa de población adulta vasca con empresas de entre 0 y 42 meses de un 2,5%, la mitad del resultado que tradicionalmente ha ofrecido este indicador, según se recoge en el estudio publicado en 2012.

El trabajo que analiza datos globales sobre emprendedurismo, constata, en cualquier caso, que en Euskadi se han consolidado buenos datos referidos a la inversión informal, con un porcentaje de personas adultas dispuestas a invertir dinero propio en una iniciativa ajena de negocio del 3,7%, un dato algo menor que el registrado el año anterior (4,1%), pero que permite situar a la CAPV en el ranking de Comunidades Autónomas con mayor presencia de inversores informales, a la par que países de referencia como Alemania, Bélgica o Finlandia.

Emprender es la combinación de un acto creativo con una acción eficaz.  Desde esta óptica el fenómeno de emprender implica tres elementos: el descubrimiento de una oportunidad, la concepción del producto, servicio o proceso que satisfaga la necesidad detectada de forma que permita obtener un beneficio y la puesta en marcha del mismo para convertirlo en resultados.

“Las ayudas para proyectos empresariales pueden alcanzar hasta el 75% de la inversión”

Gorka Artola, director de Bantec Gestión, en el taller “Cómo solicitar con éxito ayudas públicas para proyectos empresariales”, organizado por SEA

¡Optimice el pago del Impuesto de Sociedades, benefíciese de las desgravaciones que permite la actual legislación! Esta es la idea que Gorka Artola, experto de Bantec Group, consultora especializada en la gestión integral de I+D+i, ha querido transmitir a las empresas en el transcurso del taller “Cómo solicitar con éxito ayudas públicas para proyectos empresariales”, organizado por la patronal SEA Empresarios Alaveses.

El proceso de gestión de ayudas es un proceso que recorrer. Con esta premisa partía Gorka Artola a la hora de encarar el taller. Y es que las ayudas y subvenciones son un elemento necesario para la evolución del tejido empresarial de una comunidad. “Para minimizar el impacto impositivo hay que empezar por reflexionar sobre aquellas actividades de I+D o Innovación Tecnológica que estamos desarrollando en el seno de la empresa y todavía no hemos certificado convenientemente de cara a su desgravación”, ha afirmado Artola, animando a los asistentes a que utilicen las herramientas que les concede la Ley y que pueden llegar a cubrir hasta el 75% de la inversión empresarial.

En definitiva, para facilitar el desarrollo y la maduración del plan de viabilidad de proyectos empresariales innovadores se dispone de  subvenciones no reintegrables para los gastos de desarrollo del Plan de empresa, asesoramiento personalizado y cursos de formación específicos para las personas promotoras y asesoramiento personalizado y cursos de formación específicos para las personas promotoras.

Apoyarse en expertos en la materia puede resultar de interés, ya que le podrán ayudar tanto a desarrollar dicha reflexión, como a tomar las decisiones convenientemente informadas y a conseguir los certificados oportunos, los Informes Motivados necesarios desde 2008, que garantizan documentalmente la seguridad jurídica de sus desgravaciones.

En Araba, para acreditar con seguridad jurídica el I+D, existen los Informes Motivados de la SPRI (Agencia de Desarrollo Empresarial del Gobierno Vasco). El trámite consiste en presentar el proyecto a dicha agencia, la cual valora si lo considera proyecto de I+D o no. “Para recibir la consideración de I+D, un proyecto requiere de la generación de un nuevo conocimiento, es decir, tiene que proporcionar innovaciones o novedades objetivas. En definitiva, debe aportar algún nuevo conocimiento humano en una determinada materia técnica o tecnológica susceptible de ser utilizada para su aplicación en la obtención de mejoras competitivas. Por su parte, una Innovación Tecnológica es algo que sin llegar a ser una novedad mundial, reviste de una cierta mejora las prestaciones de los productos, procesos o servicios existentes en el mercado. En este caso la novedad tiene un carácter más subjetivo”, ha definido el experto de Bantec.

“Hay una pregunta que nos ayudará a enfocar cualquier solicitud de ayuda o subvención: ¿Por qué quieren dar dinero a mi empresa? Las Administraciones Públicas van a buscar siempre un retorno, generalmente a través del aumento de la competitividad en el panorama global, de ahí el interés en apoyar a las empresas que buscan internacionalizar sus servicios, al igual que la predisposición a subvencionar al ‘inventor’ por encima del ‘fabricante’”, ha explicado Gorka Artola.

Otro aspecto a tener en cuenta es que cuando hablamos de innovación no debemos añadir necesariamente el apellido “tecnológica”, como erróneamente se tiende a interpretar; la innovación puede estar aplicada a diversos campos como el marketing, la comunicación, la logística o incluso podemos hablar de innovación social. Por ello, antes de descartar por completo que tu empresa sea susceptible de recibir una subvención de I+D+i, plantéate si estás haciendo algo que nadie más haga, y nunca te olvides de destacar los factores innovadores de tu empresa.

“Sólo 1 de cada 3 empresas innovadoras vascas se beneficia fiscalmente de sus actividades de I+D+i”

Gorka Artola, director de Bantec Gestión, en el taller “¿cómo acceder a los programas de ayuda a la I+D+i?”, celebrado en la sede de la Confederación Empresarial de Bizkaia  CEBEK.

Gorka Artola, experto en programas de ayudas a la I+D+i y director de Bantec Gestión, ha revelado el miércoles 6 de marzo, en la sede de CEBEK, que “de las 75.096 empresas con actividad en Euskadi, 16.681 empresas se acogieron a incentivos fiscales en el Impuesto de Sociedades el último año y de éstas sólo 3.500 se dedujeron en conceptos tales como I+D o Innovación Tecnológica”.

De estos datos se desprende que, si el porcentaje de empresas que reciben la consideración de innovadoras según Eustat es del 14,5% (10.888), “sólo una de cada tres empresas innovadoras vascas se benefician fiscalmente de sus respectivas actividades de I+D+i”, porcentaje que cae hasta el 21% si lo comparamos con las empresas que se acogen a incentivos fiscales y al 4,66% sobre el total de empresas con actividad en Euskadi.

De los 505 millones de euros invertidos en I+D e Innovación Tecnológica por las empresas vascas el último año, las deducciones practicadas ascendieron a 185,6 millones de euros, con una caída del 11,2% sobre los 209 millones de euros del ejercicio anterior, según datos contrastados por Bantec Group.

Desde las Administraciones y Organismos Locales, Nacionales y Europeos se impulsa la innovación empresarial a través de programas de ayudas a la I+D+i. Un proyecto de I+D empresarial de tipo medio puede obtener hasta un 75% de financiación.

La solicitud de ayudas a la innovación empresarial supone una ardua tarea para las empresas, que en ocasiones, por falta de criterio sobre la categorización de proyectos de I+D+i o de método, deciden desestimar esta opción o dejarla en manos de terceros y CEBEK organiza este taller para aportar criterio en este proceso, de manera que se facilitará a las empresas desempeñar esta actividad, incrementando las posibilidades de éxito y salvando las dificultades que puedan surgir a priori.

“Un proyecto, para recibir la consideración de I+D, requiere de la generación de un nuevo conocimiento, es decir, tiene que proporcionar innovaciones o novedades objetivas. En definitiva, debe aportar algún nuevo conocimiento humano en una determinada materia técnica o tecnológica susceptible de ser utilizada para su aplicación en la obtención de mejoras competitivas”, ha explicado Artola.

Por su parte, “una Innovación Tecnológica es algo que sin llegar a ser una novedad mundial, reviste de una cierta mejora las prestaciones de los productos, procesos o servicios existentes en el mercado. En este caso la novedad tiene un carácter más subjetivo”, ha dicho el director de Bantec Gestión.

El experto en la materia ha recordado a los asistentes que “en líneas generales, para responder positivamente a cualquier interpelación de Hacienda sobre las deducciones practicadas, las empresas tienen que disponer de los justificantes legales que aporten la máxima seguridad jurídica reconocida por la legislación. Los Informes Motivados son vinculantes para la Administración Tributaria, consisten en la calificación de las actividades de I+D+i y sus gastos asociados y permiten superar la incertidumbre e inseguridad jurídica”.

En Gipuzkoa, Bizkaia y Araba, para acreditar con seguridad jurídica el I+D existen los Informes Motivados de la SPRI (Agencia de Desarrollo Empresarial del Gobierno Vasco). El trámite consiste en presentar el proyecto a esta Agencia para su consideración como proyecto de I+D o no. Ahora bien, el brazo ejecutor de políticas empresariales del Departamento de Industria del Gobierno Vasco declara no tener competencia para acreditar la Innovación Tecnológica. En definitiva, existe al respecto un vacío legal en Gipuzkoa y en Araba, no así en Bizkaia ya que su Hacienda Foral se ha dotado de BEAZ, una Agencia para la Promoción de la Innovación propia, con potestad reconocida para emitir informes en dicha materia.

El Gobierno Vasco ha hecho pública recientemente la lista de proyectos aprobados en 2012 con cargo a sus programas de ayudas y en la misma se constata que Bantec Group ha obtenido un éxito del 71,42%. De los 210 proyectos presentados por la consultora, 150 han sido aprobados, proporción que se encuentra muy por encima de la media.

“Becas Bantec”, nueva iniciativa de RSC de la consultora líder en la gestión del I+D

Con los objetivos de retener el talento y
favorecer la integración laboral de jóvenes ingenieros

Bantec Group ha creado su particular programa de becas a través del cual se compromete a contratar a entre 4 y 8 ingenieros recién licenciados para sus oficinas de Donosti-San Sebastián y Pamplona, con los objetivos de formarles en la gestión de la innovación y la internacionalización, retener el talento y ofrecerles oportunidades que les ayuden a forjar su carrera profesional.

Las “Becas Bantec” pretenden potenciar el emprendizaje y despertar el instinto innovador, ya que los ingenieros becarios colaborarán en los proyectos tecnológicamente más novedosos en cuya gestión esté inmersa la consultora.

El programa está dotado de un carácter de largo plazo. El compromiso adquirido es el de su repetición al menos durante los próximos cinco años. La consultora, experta en la gestión integral del I+D+i, pretende con ello, igualmente, desarrollar e impulsar su política de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y ayudar a paliar el drama del desempleo juvenil, que en más de un 50% padecen los jóvenes de hasta 25 años.

El programa se completa con la concesión de becas también a jóvenes deportistas locales con la finalidad de potenciar la posibilidad de desarrollo de sus respectivas carreras profesionales.

A través de las “Becas Bantec”, la consultora persigue participar en la construcción de una sociedad más justa y más abierta a la concesión de oportunidades a los más jóvenes. Si cada empresa constituida a nivel estatal (se calcula que existen 3,2 millones) contratara un trabajador, habríamos resuelto el problema del paro.

Bantec entiende la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como la forma de conducir sus negocios teniendo en cuenta los impactos que todos los aspectos de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y la sociedad en general. Ello implica el cumplimiento obligatorio de la legislación nacional e internacional en el ámbito social, laboral, medioambiental y de  Derechos Humanos, así como cualquier otra acción voluntaria que la empresa quiera emprender para mejorar la calidad de vida de sus empleados, las comunidades en las que opera y de la sociedad en su conjunto.

En esta línea, Bantec acaba de incorporar ya a cuatro ingenieros. Por lo que al patrocinio de la carrera profesional de jóvenes deportistas respecta, su primera actuación ha consistido en la prestación de una ayuda al golfista Jesús Legarrea para que pueda completar la temporada 2013 en los circuitos satélite europeos, Challenge y ALPs Tour.

El programa pretende propiciar la retención del talento en la región, frente al fenómeno de deslocalización que se viene produciendo derivado de la actual fase de crisis económica. Para su incorporación al programa los recién titulados deberán demostrar su vocación innovadora.