Las deducciones cayeron un 11,2% el último año

Bantec Group constata que 2 de cada 3 empresas innovadoras vascas no solicitan los beneficios fiscales por I+D+i

De las 75.096 empresas con actividad en Euskadi, 16.681 empresas se acogieron a incentivos fiscales en el Impuesto de Sociedades el último año y de éstas 3.500 se dedujeron en conceptos tales como I+D o Innovación Tecnológica. Dado que el porcentaje de empresas vascas que reciben la consideración de innovadoras según Eustat es del 14,5%, es decir, 10.888, podemos deducir que sólo el 32,14% del total de éstas se benefician fiscalmente de sus respectivas actividades innovadoras, porcentaje que cae hasta el 20,98% si lo comparamos con las empresas que se acogen a incentivos fiscales y al 4,66% sobre el total de empresas con actividad en Euskadi.

De los 505 millones de euros invertidos en I+D e Innovación Tecnológica por las empresas vascas en 2010, último año del que se disponen datos completos, las deducciones practicadas ascendieron a 185,6 millones de euros, con una caída del 11,2% sobre los 209 millones de euros del ejercicio anterior, según datos contrastados por Bantec Group, consultora especializada en la gestión integral de I+D+i.

Bantec recuerda que hasta el 31 de diciembre hay tiempo de certificar documentalmente las labores de I+D o Innovación Tecnológica desarrolladas por las distintas compañías. Optimice el pago del Impuesto de Sociedades correspondiente al ejercicio en curso. Benefíciese de las desgravaciones que permite la actual legislación. Esta es la idea que Bantec Group  quiere transmitir a todas las empresas con el fin de que utilicen las herramientas que les concede la Ley, las deducciones por I+D e Innovación Tecnológica. Es el momento de hacerlo. Las compañías preparan ya los cierres anuales y, euro arriba euro abajo, conocen los resultados que van a obtener y cuánto tendrán que pagar en concepto del Impuesto de Sociedades.

Una forma que desde Bantec se les propone para minimizar el impacto impositivo consiste en que reflexionen sobre aquellas actividades de I+D o Innovación Tecnológica que han desarrollado, o están haciéndolo, a lo largo del presente año y que todavía no han certificado convenientemente de cara a su desgravación en la próxima declaración de beneficios. Apoyarse en expertos en la materia puede resultar una buena idea, ya que le podrán ayudar tanto a desarrollar dicha reflexión, como a tomar las decisiones convenientemente informadas y a conseguir los certificados oportunos (los Informes Motivados necesarios desde 2008) con el fin de garantizar documentalmente la seguridad jurídica de sus desgravaciones.

Un proyecto, para recibir la consideración de I+D, requiere de la generación de un nuevo conocimiento, es decir, tiene que proporcionar innovaciones o novedades objetivas. En definitiva, debe aportar algún nuevo conocimiento humano en una determinada materia técnica o tecnológica susceptible de ser utilizada para su aplicación en la obtención de mejoras competitivas. Por su parte, una Innovación Tecnológica es algo que sin llegar a ser una novedad mundial, reviste de una cierta mejora las prestaciones de los productos, procesos o servicios existentes en el mercado. En este caso la novedad tiene un carácter más subjetivo.

Informes Motivados, seguridad jurídica y documental

Para responder positivamente a cualquier interpelación de Hacienda sobre las deducciones practicadas, las empresas tienen que disponer de los justificantes legales que aporten la máxima seguridad jurídica reconocida por la legislación. Los Informes Motivados son vinculantes para la Administración Tributaria, consisten en la calificación de las actividades de I+D+i y sus gastos asociados y permiten superar la incertidumbre e inseguridad jurídica.

Además del Territorio Común, competencia de la Agencia Tributaria, en el Estado existen otras cuatro regiones fiscales, correspondientes a otros tantos territorios históricos, Gipuzkoa, Bizkaia, Araba y la Comunidad Foral de Navarra. Todas ellas permiten que las empresas que invierten en determinadas actividades puedan beneficiarse de deducciones en el Impuesto de Sociedades.

Obtener los documentos que avalan la realización de actividades relacionadas con el I+D o la Innovación Tecnológica resulta más fácil confiando dicha labor en una consultora de las características de Bantec, al estar preparada para gestionar la obtención tanto de los Informes Motivados de la SPRI (Agencia de Desarrollo Empresarial del Gobierno Vasco), como los del Departamento de Economía y Hacienda, Industria y Empleo (Dirección General de Empresa e Innovación) del Gobierno de Navarra, los certificados de las empresas certificadoras necesarios en el Territorio Común o los Informes Motivados del Ministerio de Economía y Competitividad.

En Gipuzkoa, Bizkaia y Araba, para acreditar con seguridad jurídica el I+D existen los Informes Motivados de la SPRI. El trámite consiste en presentar el proyecto a la Agencia de Desarrollo Empresarial del Gobierno Vasco y esta valora si lo considera proyecto de I+D o no. Ahora bien, el brazo ejecutor de políticas empresariales del Departamento de Industria del Gobierno Vasco declara no tener competencia para acreditar la Innovación Tecnológica. En definitiva, existe al respecto un vacío legal en Gipuzkoa y en Araba, no así en Bizkaia ya que su Hacienda Foral se ha dotado de BEAZ, una Agencia para la Promoción de la Innovación propia, con potestad reconocida para emitir informes en dicha materia.

En Navarra están en juego 20 millones de euros

El importe que la Comunidad Foral destinará a deducciones para I+D e Innovación Tecnológica asciende en 2012 a aproximadamente 20 millones de euros. Las deducciones por I+D+i, junto con las referidas a inversiones y creación de empleo, representan en torno al 65% del importe del presupuesto de beneficios fiscales en el Impuesto de Sociedades en la Comunidad Foral.

En Navarra, la potestad para emitir los Informes Motivados vinculantes para la Hacienda Foral, tanto en I+D como en Innovación Tecnológica, corresponde al Departamento de Economía y Hacienda, Industria y Empleo a través de su Dirección General de Empresa e Innovación.

La novedad en el caso navarro reside en que en la deducción por la realización de actividades de Innovación Tecnológica se incluye como base de la deducción la contratación a terceros de los Servicios Intensivos en Conocimiento (SIC).

En España 300 millones de euros en deducciones por I+D+i

En 2011 en España se acreditaron inversiones que ofrecieron derechos de deducción por importe de 1.000 millones de euros, de los que las empresas se dedujeron 300 millones de euros. La cifra restante queda a expensas de que las empresas obtengan beneficios los próximos años para su aplicación. Las deducciones por I+D+i, junto con las referidas a inversiones y creación de empleo, representan en torno al 65% del importe del presupuesto de beneficios fiscales en el Impuesto de Sociedades.

Bantec hace público este dato cuando la Comisión Europea acaba de publicar la segunda edición de su estudio comparativo sobre innovación (Innovation Union Scoreboard 2011) que analiza la situación en los 27 países de la UE. El país mejor situado en el Indice de Innovación es Suecia, con un liderazgo indiscutible en preparación de los recursos humanos y financiación y apoyo a la innovación y una puntuación de 0,755 puntos sobre uno. El segundo lugar, corresponde a Dinamarca (0,724) y el tercero a Alemania (0,700), que ocupa el primer puesto en el apartado de empresas innovadoras.

A continuación, aparecen Finlandia (0,691), Bélgica (0,621) y Reino Unido (0,620), así como los Países Bajos (0,596), Luxemburgo (0,595), Austria (0,595), Irlanda (0,582) y Francia (0,558), que superan la media de la UE-27 (0,539) –para conformar un total de once países por encima de ella–. Justo por debajo del promedio, figuran Eslovenia (0,521), Chipre (0,509) y Estonia (0,496).

En los siguientes puestos, se encuentran Italia (0,441), Portugal (0,438) y República Checa (0,436). Entonces, aparece España, lejos de la media y de los países más avanzados en innovación, con una puntuación de 0,406. En este sentido, el IEE subraya que, “lamentablemente”, el país no se encuentra entre los líderes, sino “más bien en el furgón de cola”. Por detrás, se sitúan Hungría (0,352), Grecia (0,343), Malta (0,340), Eslovaquia (0,305), Polonia (0,296), Rumanía (0,263), Lituania (0,255), Bulgaria (0,239) y Letonia (0,230).