Cooperación internacional: nuestra propia experiencia

Mucho se pide pedimos a las empresas de nuestro alrededor que tienen que cooperar con otros y, además, hacerlo en el extranjero. Y este mensaje, es difícil de transmitir si la empresa no está concienciada. Es decir, las palabras, para el que no lo ve claro, son vacías. Pueden ver los beneficios pero se centran en los perjuicios. Por eso, intentamos poner ejemplos de otras empresas. Pero siempre puede tener matices. O, mejor dicho, siempre encontramos una buena excusa para evitarnos el cambio, que de primeras, acarrea sufrimiento.

Por eso, hoy no quiero sermonear a nadie si no contaros desde una profunda humildad nuestra experiencia en la colaboración con empresas en el extranjero. En este caso, con consultoras similares a nosotros pero en marcos geográficos diferentes. Así que este post tiene dos funciones: aportaros algo en cuanto a la experiencia vivida y que nos permitáis un poco de desahogo por lo vivido. Contar historias relaja :).

Hace unos años decidimos emprender una camino de colaboración con otras consultoras que trabajen en nuestro mismo campo de gestión de la innovación pero que lo hagan en países diferentes. Más que centrarnos en que pueden ser competencia porque acuden con propuestas a las mismas convocatorias europeas que nosotros, nos dedicamos a tender puentes satisfactorios para los dos.

El principio de esta historia dibuja un paisaje en el que colaborábamos con un solo país (Holanda) con una forma de entender el negocio totalmente diferente y con el que la conversación se veía a veces torpedeada por simples diferencias culturales. Hoy día, el paisaje es muy diferente: colaboramos con 11 consultoras distribuidas por casi toda Europa y no solo recibimos una gran bolsa de proyectos europeos en formación o lanzamos propuestas de manera conjunta a Bruselas sino que ha servido para estimular nuestras neuronas con nuevas ideas y para llevar nuestra relación a un plano estratégico planteando grandes planes de futuro como pueden ser la expansión a Europa de nuestra Red de Business Angels, o el lanzamiento de una nueva sede en un país que todavía no hemos cubierto.

Entremedias de ambos escenarios, el día a día del camino de cooperar. A veces, duro. A veces insatisfactorio. Pero a largo plazo, muy eficiente y gratificante. Los aspectos negativos de cualquier cooperación son infinitos ya que, al final, se trata de relaciones entre seres humanos. Los aspectos positivos también son infinitos, tantos como aristas tiene un ser humano.

Si me permitís desahogarme un poco, os contaré que durante estos años nos ha tocado luchar contra formas diferentes de entender un negocio, con unos clientes y un valor captado por ellos totalmente diferente. Pero la mayoría de las veces las piedras en camino eran más comunes: que uno del norte te grite al teléfono como si estuviese cabreado cuando realmente solo quiere transmitirte unas cuantas buenas palabras, que veas como las expectativas con un socio se diluyen cuando avanza la cooperación, que algún proyecto no salga financiado cuando hay esperanzas en él y la forma de tomárselo no sea la adecuada, que otro se cierre única y exclusivamente a lo que pone en un papel…

Y si me dejáis que me ponga melancólico, os contaré que también es inspirador ver que, a pesar de haber tenido educaciones y ambientes diferentes, al final somos todos casi iguales. O que compartir tu alegría con otros por los proyectos financiados es doblemente positivo. O reírte a carcajadas con las bromas en un restaurante. ¿Por qué no?. Y, al final, los resultados van saliendo.

Lanzo pues desde aquí mi botella, como diría Sting. Con un mensaje claro: cooperar (fuera) compensa. A pesar de que puede no salir bien o que tiene momentos negativos. Y me quedo aquí en la orilla esperándoos por si os animáis a lanzar vuestra propia botella con vuestra experiencia en forma de mensaje.

Lecciones aprendidas sobre la Open Innovation

Ayer tuvo lugar en la Cámara de Comercio de Bilbao una jornada titulada “Cooperación e Innovación: Claves para el éxito en Europa”. Dentro de esta jornada estaba incluida una ponencia de Francesco D. Sandulli, experto en Open Innovation y colaborador de Henry Chesbrough (creador del concepto de Open Innovation) titulada “Lecciones aprendidas: La competitividad basada en la cooperación y la innovación.

Resumimos a continuación algunas de las ideas más interesantes expuestas en esta ponencia y que coinciden totalmente con las lecciones aprendidas en la experiencia que el equipo de Bantec tiene en proyectos relacionados con este concepto:

  • Recientes estudios en EEUU demuestran que las empresas que han adoptado con convencimiento estratégico la Open Innovation han afrontado mejor la crisis económica.
  • Open Innovation es una decisión estratégica y es un error de partida pensar que afecta solamente al ámbito de la I+D+i.
  • Hay muchas empresas en España que están haciendo proyectos puntuales de Open Innovación pero muy pocas lo están aplicando de manera sistemática, esa es la clave para implantarlo con éxito.
  • Antes de pensar en abrir la innovación al exterior, hay que tener sistematizado internamente el proceso de innovación, sino “se estará empezando la casa por el tejado”.
  • Uno de los procesos que más recursos consumen al implantar estrategias de Open Innovation es el filtrado de las ideas, tanto internas como externas. Existen a nivel internacional experiencias de empresas que han optado por apoyarse en terceros para realizar el filtrado para que solamente las ideas más prometedoras llegen a la empresa y se asegure una equidad en el análisis realizado. Un ejemplo muy interesante es el de P&G y NESTA que está explicado en el vídeo siguiente: http://www.nesta.org.uk/areas_of_work/economic_growth/corporate_open_innovation/corporate_open_innovation_challenge
  • Uno de los principales retos en el estado del arte actual es conseguir reducir el horizonte de retorno de la Open Innovation.

Si tu empresa tiene alguna necesidad al respecto, desde Bantec podemos ayudarte!

¿Definimos o no, nuevos indicadores de cara a la estrategia 2020 de la UE?

Esta llegando a su fin la estrategia europea 2010 y ya están comenzando a definirse los próximos pasos de su sucesora de cara al programa 2020. Esta nueva estrategia se enmarca dentro de la peor crisis económica desde 1930, lo que esta haciendo necesario un enfoque crítico de las perspectivas de crecimiento de Europa.

Con este nuevo horizonte temporal, desde la estrategia de innovación de la OECD  se habla de llevarle ventaja al mañana desarrollando nuevas fuentes de crecimiento más sostenibles y basadas en la innovación. En el Consejo Europeo se busca asentar las necesidades que pesan sobre del empleo y volver a centrar esfuerzos en el cambio climático.

Estas estrategias no pueden lanzarse si no van de la mano de metas y objetivos que orienten a los estados miembros sobre el camino a seguir en este nuevo periodo.

Si nos situamos desde un punto de vista más específico, Ann Miltler (directora ejecutiva del Lisbon Council), realiza un exhaustivo análisis sobre el cuidado que hay que tener al establecer cuáles van a ser los indicadores que midan las políticas que se establezcan de cara a 2020.

Y es que no es nada fácil determinar qué es lo que se va a valorar de cada política, ya que estas son las bases a través de las cuales, cada estado, establecerá las líneas estratégicas específicas a seguir para cumplir los objetivos previamente establecidos. Estos organismos son responsables no sólo de ellos mismos sino de todos los ciudadanos de Europa, quienes esperamos nuevas oportunidades y retos de futuro.

El Consejo Europeo ha anunciado que convocará una reunión especial en septiembre de 2010 junto con los Ministros de Asuntos Exteriores de todos los Estados miembros para debatir cómo puede la Unión comprometerse más adecuadamente con sus socios estratégicos sobre las cuestiones mundiales.

En este punto es donde entran en juego la definición o no de nuevos indicadores que midan la actividad de cada estado. Ann Miltler dice muy acertadamente, en su informe, que no es estrictamente necesario desarrollar nuevos indicadores que midan la información sobre lo que sucede cuando estos objetivos son continuamente ignorados (p.ej.: déficit sobre el PIB de cada país). Aunque los objetivos no se hayan cumplido, por muchos países, no significa que haya que quedarse estancado. Por ello se proponen nuevos indicadores. Destacamos algunos englobados dentro del área de innovación y dinamismo del informe de Ann Mitler como son: crecimiento de la productividad, número de personas que encuentran empleo o el ratio de nacimiento/muerte de empresas.

Adjuntamos informe de análisis sobre el estudio de los indicadores de Ann Mitler.

En próximos post os iremos informando de las principales decisiones que nos vayan afectando!

LISBON_COUNCIL_Innovating_Indicators

El método del Business Angel

Como consultores e inversores analizamos constantemente proyectos de nuevas empresas de base tecnológica en las fases de creación de la empresa o en las primeras etapas de crecimiento. Cada inversor, para decidir si financia un proyecto, tiene sus propios criterios y son muchos los que piensan que invertir es, en cierto modo, un arte. Mirando con perspectiva los años que llevamos en Bantec analizando, orientando e invirtiendo en empresas innovadoras, estamos cada día más convencidos de la importancia de tener un método, una sistemática que ayude a desarrollar el arte de la inversión.

El primer paso es determinar qué tipo de empresa es la que nos está pidiendo asesoramiento y, en algunos casos, financiación. Buscamos empresas innovadoras, empresas con productos de alto valor añadido, con contenido tecnológico, con orientación internacional, de rápido crecimiento, con una organización flexible que pueda adaptarse rápidamente al cambio, que genere empleo de calidad. Bonito, muy bonito…pero a primera vista, porque todos sabemos que estas empresas también tienen sus inconvenientes. Tienen una importante dependencia de capital ya que requieren inversiones elevadas en producto (muchos de ellos no están totalmente desarrollados) sus flujos de caja no suelen ser constantes, las ventas iniciales por lo general son lentas y el éxito depende inicialmente de un único producto.

El segundo paso es el análisis de la Oportunidad de Negocio. Tener un buen producto no significa venderlo. En ocasiones productos con un gran atractivo y técnicamente avanzados no encuentran la respuesta esperada en el mercado. Hay muchos motivos, desde el grado de cambio que le implica al usuario, con el trastorno que esto supone en algunos casos, hasta la que el cliente no cree que el producto valga lo que nosotros estimamos que vale o que, simplemente el mercado no está maduro y va a tardar en estarlo o no existe la necesidad, no se resuelve ningún problema ni se mejora nada. Este aspecto es crítico, es vital tener claro qué es lo que aporta nuestra empresa, cuál es su diferenciación, su propuesta de valor y cómo ésta es percibida en el mercado.

El siguiente aspecto es el Modelo de Negocio. Podemos tener un producto con un potencial de mercado enorme pero eso no implica que el negocio vaya a ser rentable. Entran en juego muchos factores además del volumen de ventas. La estructura de costes, la escalabilidad del negocio, el control de los recursos y actividades críticos, la estrategia y movimientos de la competencia, la forma en la que “hacemos negocio” con nuestros clientes, proveedores y socios. Cuando queremos transformar una nueva tecnología en una propuesta de valor, el Modelo de Negocio adquiere una criticidad extrema, no es baladí. Tampoco es evidente, requiere horas de trabajo y de pensar y replantear el negocio con distintos enfoques, distintas perspectivas.

¿Y el Emprendedor? La sintonía con el emprendedor es fundamental. Las empresas innovadoras se caracterizan porque necesitan distintos perfiles de gestión en función de la etapa que esté atravesando la empresa. Hacen falta líderes, no directores generales. Personas dispuestas a arriesgar, apasionadas con el proyecto y abiertas a cambiar la estrategia inicial de sus proyectos si fuera necesario.

¿Analizamos más aspectos? Sí, pero si los anteriormente mencionados responden afirmativamente, el proyecto va camino del primer éxito: su puesta en marcha.

Evaluación sobre CIP

El programa Competitiveness and Innovation Framework Programme (CIP) se ha sometido a evaluación después de sus 3 años de recorrido. En este extenso documento technopolis junto con la Comisión analiza en detalle el programa y cada una de sus iniciativas (IEE, Eco-innovation, ICT-PSP).

Hay que decir que CIP es un programa que generó ilusión durante el embarazo pero que nació triste. El mensaje de que era “un programa por y para las pymes” nos hizo pensar que habría bastante dinero para la financiación de proyectos por parte de pymes. Sin embargo, el programa evita cualquier financiación de I+D y se centra en todo lo que le rodea: la transferencia al mercado, el emprendizaje y las políticas gubernamentales. Lo cual, bien transmitido debería haber sido acogido con una sonrisa.

Del estudio se desprenden unas conclusiones interesantes que esperemos que no sirvan para rellenar este documento sino para encontrar soluciones a dichos problemas:

  • Mete el dedo en la llaga señalando que se ha transmitido mal la idea de CIP y que la mayoría del público objetivo sigue sin tener claro para qué sirve y para qué no.
  • Se considera que las adiministraciones públicas regionales o nacionales han infrautilizado este programa. Se puede considerar una buena herramienta para sus propias políticas de I+D. E incluso señala que solamente unos 6 países de la Unión han sabido establecer una buena coherencia entre las herramietnas europeas y nacionales. Y curiosamente, solamente 2 de esos países se pueden considerar entre el grupo de “países ricos”: Bélgica y Suecia.
  • Los ratios de proyectos financiados vs proyectos presentados siguen siendo insuficientemente bajos. IEE tiene un estable 16% y Eco-innovation ha bajado al 20% lo que los convierte en los mismos ratios de FP7.
  • Además, hay que señalar que sigue sin estar claro que no se solape con otras herramientas europeas como INTERREG o LIFE+

Para no ser extremadamente críticos, es necesario mencionar que el apoyo europeo en este campo es necesario y efectivo y que CIP ha sabido adaptarse a los cambios que hemos sufrido (Crisis y Cambio Climáticos) con el rápido lazamiento de la convocatoria Eco-innovación, ahora en su 3ª convocatoria.

Por tanto, esperemos que las nuevas herramientas que se están diseñando más allá de 2013 (cuando acaban tanto CIP como FP7) sean mejores que las actuales. Es decir, mejor orientadas, el dinero esté mejor gastado y tengan el mayor impacto en la sociedad.

Bantec participa en la carrera de empresas

Bantec ha participado por primera vez en la carrera de empresas que se celebra en Donostia. Hemos obtenido un modesto puesto 81 de entre los 108 equipos masculinos que participaban.

Felicitar y agredecer el esfuerzo realizado por nuestro equipo Bantec, estamos seguros que este será el primer paso de una larga trayectoria de victorias!

Que se preparen Sidenor, CAF, Kutxa y quien se ponga por delante!

Cooperación internacional en proyectos de I+D+i: Eureka for Factories

La cooperación internacional en proyectos de investigación, desarrollo e innovación tecnológica supone una prioridad para las pymes innovadoras que quieran ser competitivas a largo plazo.

El ciclo de vida de las tecnologías es cada vez más corto. Si a este efecto se añade el de la globalización de los mercados, las empresas, y sobre todo las pymes, están obligadas a competir en calidad de producto y de valor añadido extra ofrecido al cliente.

Desde Bantec queremos ayudar a la pymes, con especial hincapié a las que se encuentran dentro del sector de tecnologías de la producción, a que se abran a Europa a través de la iniciativa Eureka For Factories.

Este proyecto, liderado entre Bantec, Fatronik y Adegi, tiene como objeto impulsar la participación de empresas españolas en proyectos de cooperación internacional dentro del Programa Eureka.

¿Qué es el Programa Eureka?

Es una iniciativa comunitaria que busca apoyar e impulsar la competitividad de las empresas europeas mediante el fomento de la realización de proyectos tecnológicos con un claro interés comercial en el mercado internacional y basado en tecnologías innovadoras.

¿Por qué Eureka for Factories?

La internacionalización a través de la cooperación con empresas y entidades de otros países para realizar proyectos de I+D+i es una ventajosa estrategia para alcanzar objetivos que una empresa por sí sola no puede plantearse. Al igual que es habitual la colaboración de las empresas con otras extranjeras para operaciones comerciales, se puede extender dicha cooperación al ámbito del conocimiento y de la experiencia en distintas tecnologías.

El marco político y económico actual es propicio para llevar a cabo este tipo de actividades. Iniciativas políticas concretas como el Espacio Europeo de la Investigación (ERA) y acuerdos en materia tecnológica con Latinoamérica, China, India, Corea, Canadá, establecen las bases para programas concretos que las empresas pueden utilizar para llevar a cabo sus proyectos de I+D+i en colaboración con otros países.

¿Qué beneficios aporta Eureka For Factories a las pymes?

A través de la cooperación en I+D+i se abren puertas a futuras oportunidades comerciales, se adquiere un importante prestigio al vencer las barreras geográficas locales y se comparte conocimiento, aprendiendo y enseñando con los socios del proyecto.

A través de la internacionalización del I+D+i se establecen sinergias con los socios que exceden, en muchos casos, del ámbito tecnológico.

Jornadas informativas

Se están llevando a cabo diferentes eventos informativos donde  transmitir el valor añadido de la cooperación internacional en beneficio de las empresas. Estas jornadas estarán seguidas de más acciones donde el objetivo será dinamizar a las empresas para la generación de nuevas ideas que se puedan materializar con el lanzamiento de proyectos de cooperación internacional.

TRIPTICO JORNADA EUREKA_vf

El Tourmalet del VII Programa Marco

El VII Programa Marco (FP7), la principal herramienta europea para la financiación del I+D, afronta su recta final. ¡Y la llegada es en alto! Las buenas noticias son que esto solo significa que los presupuestos aumentan considerablemente. Con rampas de media de un 20% anual, tal y como estaba programado y comprometido desde el año 2007.

Durante algunas de las últimas convocatorias ya se ha notado este incremento y será a partir de este año cuando las pruebas serán irrefutables. SME, KBBE, ICT, nuevas iniciativas como Factories of the Future o Energy efficiente Buildings etc. tendrán más presupuesto en su conjunto. Lo que significa más probabilidades de financiación para nuestros proyectos (con subvenciones muy atractivas, alrededor del 75%). Más posibilidades de generar proyectos con los mejores agentes europeos. Más posibilidades para internacionalizar los productos futuros y aprovechar para vender los actuales. Más posibilidades para salir de esta crisis dando un paso adelante y pensando en el futuro. Más posibilidades…

Sin embargo, las propuestas de FP7 seguirán teniendo un ratio de éxito bajo comparado con otras convocatorias. Pueden subir del 10-15% al 17-23%. Aún así bajo comparado con otras convocatorias con menor riesgo tecnológico y menor financiación. Y siguen siendo costosas de preparar: mucha dedicación, necesitan amplios contactos para formar un consorcio excelente y requieren una buena idea de base.

Desde BANTEC podemos, humildemente, ayudar a llegar primeros a meta. Aportando nuestros contactos, gracias a nuestra Red de Alianzas que se extiende por Holanda, Italia, Lituania y Polonia y que, próximamente, contará con consultoras en Reino Unido, Alemania, Estonia, Hungría o Austria. Podemos ayudar en cada curva orientando las ideas de tal manera que encajen perfectamente en cada convocatoria. Y podemos ayudar con el sprint final aportando nuestra experiencia en redacción y seguimiento. El mismo que nos ha permitido solamente en el año 2009 conseguir 4 propuestas financiadas en FP7 de 13 presentadas (30%). Y teniendo otras 7 pendientes de evaluación.

¿Queda algo por mejorar?… UNE 166002

Después de años en los que las empresas han estado optimizando procesos, mejorando aspectos comerciales, desarrollando las redes de logística y distribución, aplicando mejoras tecnológicas, implantando nuevos modelos de calidad, liderazgo y gestión de recursos humanos, la pregunta ahora es: ¿Queda algo por mejorar?

La respuesta es sí, todavía se puede innovar. La innovación ha pasado de ser una opción para convertirse en una necesidad. La innovación contribuye a:

–          Idear nuevos usos para los productos que se ofrecen

–          Crear nuevos productos para satisfacer necesidades no resueltas de los clientes

–          Diseñar nuevos procesos para producir los productos actuales

–          Ofrecer nuevos servicios de valor añadido junto con los productos

–          Identificar nuevas oportunidades de negocio y/o diversificación basadas en el conocimiento actual de la empresa

La segunda pregunta es: ¿Cómo innovar? La respuesta ya no es tan simple porque la innovación no tiene una receta. El desarrollo de proyectos de I+D+i, por si solos, no garantizan necesariamente que sus resultados se traduzcan en una mejora de la competitividad y es aquí donde se demuestra que la sistematización de la gestión de la I+D+i es una asignatura pendiente para la mayor parte de las empresas.

Desde Bantec apoyamos la implantación y certificación de las empresas según la norma UNE 166002, aportando nuestra experiencia de más de 8 años en la sistematización del proceso de gestión de la I+D+i. Esta norma es un paso muy importante en el camino de la innovación ya que sistematiza el proceso de innovación aportando a la empresa herramientas para que la innovación sea rentable.

Más de 250 empresas en España se han certificado con esta norma, hasta febrero de 2010 y en algunos sectores, como el de las empresas de construcción de obra pública e ingenierías, esta certificación está cobrando especial relevancia porque permite obtener mejor puntuación en licitaciones por concurso público.

Open innovation

En línea con nuestro anterior post y con la intención de transmitir la importancia que le damos a la innovación abierta en Bantec, adjuntamos informe sobre ‘Mercado de tecnología, estrategías y características 2010’ publicado por COTEC (Fundación para la innovación tecnológica) que consideramos muy interesante para las personas y organizaciones que apuestan por el I+D+i.

Extracto del informe: ‘Cada vez hay mayor evidencia de que el intercambio de tecnología se ha convertido en un fenómeno importante en los últimos años. Este artículo ha analizado el modo en que los mercados tecnológicos afectan a las estrategias tecnológicas de las compañías.’

Link: Informe

En relación a este informe destacamos como ejemplo de este cambio la siguiente web, un mercado de ideas en internet, basado en innovación abierta que conecta a 180.000 expertos de todo el mundo con empresas e instituciones que buscan soluciones a sus necesidades.