“Un proyecto que no aporte ningún grado de novedad no tiene ninguna posibilidad en Instrumento PYME”

Intervención de Gorka Artola, Director General Adjunto de Bantec y responsable de Proyectos Europeos, en la Jornada organizada por ADItech, “Validación y preparación de propuestas en Fase 1 y Fase 2 al Instrumento PYME del H2020”

“El objetivo que tenemos en esta jornada es tratar de daros la información y transmitiros la experiencia que desde Bantec hemos acumulado a lo largo de los años que llevamos gestionando proyectos europeos. En particular, la experiencia que hemos adquirido en el trabajo que hasta la fecha hemos llevado a cabo en Instrumento PYME. Esta es una herramienta nueva, en la que todos tenemos puestas muchas esperanzas y de la que, por la novedad que presenta, tenemos mucho que aprender.

Esta primera fecha de corte para Bantec ha sido muy positiva e ilusionante y hemos aprendido algunas cosas que pensamos que son importantes y que es lo que queremos compartir con vosotros.

Tanto Luis Botifoll, Director de la oficina de Bantec en Bruselas, como yo, trataremos de transmitiros aquellas cosas que no están escritas, pero que desde nuestra experiencia hemos aprendido y creemos que son buenas y útiles.

La decisión de una empresa que esté pensando en participar en Instrumento PYME puede ser la de acudir a la Fase 1 o directamente a Fase 2. Muchas de las cuestiones de las que hablamos para la Fase 1, son también aplicables para la Fase 2.

Lo primero que hay que hacer por parte de quien esté pensando en presentarse es entender perfectamente qué es lo que se nos está pidiendo. Todo lo que está escrito entre los requisitos, lo está por algo.

Cuando tengo una idea y me estoy planteando si presentarla o no a Instrumento PYME, lo primero que hay que saber es que no hay absolutos. Todo depende. Un Instrumento PYME en Fase 1 es una propuesta de idea innovadora, más un plan de negocio. Lo que se espera de nosotros es que presentemos un documento de 10 páginas (más la descripción complementaria de la empresa). La propuesta del proyecto son esas 10 páginas. Luego está la explicación complementaria en la que no hemos captado que sea mejor ser más o menos extenso.

En las recomendaciones de la Comisión parece que se refleja que hay que ofrecer información de uno mismo para ganar en credibilidad. Pero la cuestión de la longitud no creemos que sea tan importante. Es un documento que hay que hacer bien, pero no por ello nos van a subir la nota, mientras que hacerlo deficientemente si parece ser perjudicial y va a restar décimas.

Lo más importante es que en el documento no se atisben dudas de la propia capacidad para ejecutar el negocio que estamos planteando en la propuesta de proyecto.

En la Fase 1 no se espera que se presente la ejecución del proyecto en sí mismo, sino actividades orientadas al planteamiento adecuado de un proyecto. En la Fase 1 de un proyecto aprobado no se espera que la empresa ejecute el proyecto. Lo que se pide es que sea un buen plan para su presentación en la Fase 2. Se trata de dedicar un esfuerzo a definir una idea de negocio que se presenta en 10 páginas y que presenta una serie de realidades que seamos capaces de aportar. Se trata de construir un proyecto solvente. Esto es lo que espera la CE y lo que espera un evaluador.

El evaluador no espera un texto del tipo, “voy a desarrollar …”. De hecho, utilizar muchas veces las palabras desarrollar, desarrollo, en un proyecto que se presenta en la Fase 1 de Instrumento PYME, es un error. Es negativo.

En  el fondo, lo que se persigue es que se describa qué es aquello de lo que se dispone y en qué medida nos puede servir para llevar a cabo un negocio y de qué manera lo vamos a hacer.

El grado de novedad en el proyecto es importante, porque un proyecto que no aporte ningún grado de novedad no tiene ninguna posibilidad en Instrumento PYME. Los planteamientos tienen que tener al menos algo de singular, de diferente y alternativo respecto de la competencia. La idea “disruptive” (rupturista) es aplicable a todo Instrumento PYME.

Otro denominador común es que, las propuestas muy gráficas normalmente están mejor valoradas que las propuestas con mucho texto. Si se puede poner una foto del prototipo, mejor.

Lo que se espera por parte de un evaluador en este primer documento es que planteemos un plan de negocio susceptible de ser desarrollado en la Fase 2. Lo que te están apoyando en Fase 1 es que puedas presentar la mejor propuesta posible en Fase 2. Y para ello te dan 50.000 euros y aproximadamente 6 meses de plazo.

Haciendo un poco de historia, en los anteriores programas marco de la Comisión Europea siempre se ha considerado a las PYMEs como un colectivo a tratar particularmente. Y tradicionalmente ha perseguido apoyar proyectos de naturaleza científico-tecnológica, más tecnológica que científica, en cooperación entre varias PYMEs. Eran proyectos que perseguían una cooperación internacional efectiva. Y se partía de la consideración de que las PYMEs tenían limitaciones para plantear retos y soluciones científico-tecnológicamente elevados. De ahí que se esperase una participación importante de universidades y centros tecnológicos. En Europa siempre ha existido la sensación de que las PYMEs no tienen tanta capacidad para hacer ciencia y tecnología como las grandes empresas.

La innovación de índole empresarial cercana al mercado para Europa siempre ha sido una innovación denostada, desde la perspectiva de que la CE estaba para financiar ciencia y tecnología y no tanto el mercado.

En el H2020, en nuestra opinión, por fin se dan cuenta de que quizás lo que tiene que apoyar Europa, además de la ciencia, son cuestiones cercanas al mercado. Y son precisamente las PYMEs las que tienen más capacidad para ello y más necesidad de que se les apoye en estas cuestiones.

En este nuevo programa, la CE dice que aquellas PYMEs que quieran hacer ciencia y tecnología, se presenten a aquellos instrumentos habilitados para ello en competencia con las grandes.

Pero han decidido dedicar más fondos adaptados a sus necesidades, para que las PYMEs puedan hacer desarrollos cercanos al mercado. Esto es Instrumento PYME.

Como es rara la PYME que necesita cooperar con otras empresas de otros países, lo primero que desaparece es la limitación de la cooperación internacional.

Como no nos creemos la necesidad de que las PYMEs tengan que desarrollar ciencia y tecnología, se pide que no se presenten proyectos de tal naturaleza, sino proyectos de mercado.

Estas son las dos grandes novedades y la filosofía de fondo con la cual se han redactado los topics y se ha diseñado Instrumento PYME.

En Instrumento PYME lo que se nos pide es que planteemos las acciones que necesitemos para llevar una tecnología innovadora de la que disponemos al mercado. El impacto que se espera obtener a partir de este proyecto es lo que también debemos reflejar.

Se buscan proyectos innovadores con cualquiera de las dos naturalezas de innovación, innovación de mercado o innovación tecnológica, y con gran impacto en el mercado. El impacto nos lleva a pensar siempre en cifra de negocio, pero no hay una cifra mágica, porque para cada caso, gran impacto depende de su propio ámbito de actuación. Hablamos de impacto económico, medioambiental y social.

En impacto se valora que digamos qué acciones vamos a llevar a cabo en el “feasibility study”. Si no pones acciones que tengan que ver con ello vas a tener mala nota en este apartado del impacto.

Es importante plantear proyectos con una novedad clara y una diferenciación considerable.

El “out put” en la Fase 1 no es técnico, sino que se trata de un plan de negocio.

Las incertidumbres existentes en el proyecto, que hay que reflejar en el documento que presentamos en Fase 1, es algo que se espera que resuelvas a través de Instrumento PYME.

Tan importante como tener un buen proyecto es transmitir el mensaje en el idioma que quiere escuchar el receptor. El primer error que todos cometemos es tener nuestra propia opinión de cómo se debería presentar una propuesta. En resumen, hay que hacer exactamente lo que te piden que hagas. Y esto no es sólo aplicable a Instrumento PYME. Estas diez páginas deben contener un plan de negocio inicial.

Lo que es interesante reflejar, en definitiva, es que yo tengo un proyecto que voy a llevar a cabo sí o sí, pero que si con mis propios recursos lo voy a hacer para una fecha en el futuro, con el apoyo de Instrumento PYME voy a ser capaz de hacerlo mucho antes. En resumen, necesitamos de Instrumento PYME para acelerar la puesta en el mercado del resultado de nuestro proyecto. El factor clave, en definitiva, es el tiempo.

En referencia al topic al que presentar cada proyecto, si no encontramos el adecuado, pero el proyecto es bueno, la misión es la de ofrecer al evaluador motivaciones para que se sienta seguro de que se puede apoyar, por estar alineado con la estrategia europea en la cual encaja a su vez dicho topic.

Estructura de la propuesta: Excelencia, objetivo progreso; Impacto, usuarios, mercado; Implementación, plan de trabajo; Descripción de la PYME y su equipo; Recursos necesarios.

Con respecto a si es mejor acudir de manera individual o en consorcio, hay que tener en cuenta que más del 90% de las propuestas presentadas eran individuales, frente a la percepción de que tal vez sea mejor valorada la propuesta de un consorcio de PYMEs. Hay que recordar que Europa está acostumbrada a los proyectos en consorcio. Si el consorcio es transnacional, se pone más en valor el impacto europeo. Nosotros pensamos que es positivo, aunque no tenemos una demostración empírica de que sea mejor.

Los proyectos excelentes siempre pasan y los malos nunca pasan.

En el Informe de evaluación que ha hecho la Comisión de Instrumento PYME, recoge que cerca del 49% de las propuestas han venido presentadas por PYMEs de menos de 5 trabajadores. Este tipo de empresas lo que tienen que hacer en el apartado cuatro es poner en evidencia sus contactos, sus redes, sus acuerdos alcanzados con otras empresas, etc…

Se evalúa primero el criterio impacto, después excelencia y por último implementación. En la Fase 1 el umbral mínimo de corte es tener al menos un 4 en cada uno de los criterios individuales y un 13 para la suma de los tres.

Decir que no se han financiado todos los proyectos que han superado el umbral.

Si en el proyecto que estamos pensando en presentar hay mucha ciencia por hacer, no estaríamos hablando de un Instrumento PYME. Si hay poca ciencia por hacer y algo de desarrollo tecnológico, si es un Instrumento PYME.

El impacto es una variable importantísima y es lo definitorio. Hay que tenerlo claro y hacerlo bien y aquí se toca el usuario, el mercado y luego la empresa. No se trata tanto del impacto para mí, como el impacto que va a tener mi producto, servicio, proceso o negocio nuevo en el usuario. Por lo tanto hablamos de dos impactos que hay que reflejar, no sólo el que tiene en mí mismo, sino también el que tiene para mi cliente.

Por último, les recomiendo que se lancen a la piscina. Merece la pena al menos intentarlo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *